FANDOM


El efecto de su sonrisa fue verdaderamente mágico, estoy convencido. Su cuerpo era, desde luego, perfecto; su rostro adorable y sereno; su cabello suave como la seda y salvaje como una cascada castaña. Pero hasta que sonrió, ella era hermosa en lo abstracto, una perfecta estatua tallada por un maestro. La sonrisa la hizo accesible, y por lo tanto, perturbadora.
―Vondham Barres en Estudio sobre Ninfas.


Las ninfas son deidades menores de la naturaleza raras y misteriosas que pueden encontrarse en bosques, valles, rios y grutas. Las ninfas son personificaciones de las actividades creativas y alentadoras de la naturaleza, la mayoría de las veces identificadas con el flujo dador de vida de los manantiales. Se dice que su especie se encuentra formada únicamente por mujeres, mujeres tan irresistiblemente hermosas, que una sola mirada puede embelesar o cegar a quien la observe. En algunas mitologías, se encuentran tan estrechamente relacionadas con las hadas que son consideradas la misma especie. Todas las fuentes coinciden; sin embargo, en que las ninfas suelen ser de estatura mediana-alta y tienden a ser más solitarias y tímidas que las hadas.

Representan para los druidas la misma comparación entre un mago y un hechicero; pues las ninfas no solo viven en sintonía con la naturaleza, sino que nacen siendo parte de ella, la naturaleza fluye en su interior desde el primer instánte.

Cultura

Laninfa1

Representación mitológica de una ninfa.

A pesar de los cuentos comúnes dentro del folclore que describe la naturaleza seductora y promiscua de las ninfas, ellas son, en realidad, criaturas muy tímidas. Puede llegar a tomar muchos meses ganarse la confianza de una para hacer que comience a revelarse. Se encuentran dentro de las criaturas ocultas más sabias y maravillosas de Azeroth, pues saben mucho más sobre el comportamiento y las variedades de las criaturas del bosque que el más reconocido druída Kal'dorei.

Son seres recluídos y solitarios, que rara vez se juntan para convivir en grupos. Comparten con las hadas la característica de detestar la maldad y ser muy propensas a ayudar a personas de buen corazón que necesiten salir de algún apuro. Todas las ninfas -A excepción de aquellas que han sido corrompidas por la Pesadilla Esmeralda- son de alineamiento Caótico Bueno; pues llevan en su interior la combinación entre un corazón puro y benévolo, y un espíritu libre y salvaje.

Habitat

Se dice que pueden ser encontradas viviendo solas en grutas ocultas. Tienen, sin embargo, un lenguaje propio que comparten con las hadas . Este lenguage llega a sonar similar al lenguaje de los elfos, pero no comparte ningún vocablo. Este idioma es muy difícil de aprender por razas mortales.

Alrededor de la ninfa se congrega una cantidad importante de animales que ignoran a sus depredadores naturales, como si se ingresara a un santuario. Las bestias heridas y enfermas saben que la ninfa no podrá resistirse a cuidar de ellos y sanarlos para que puedan regresar a su habitat.

Apariencia

Ninfa

Rasgos generales de las formas de una fata.

Las ninfas mantienen su juventud y belleza a lo largo de todas sus vidas; y aquí es donde se presenta la característica principal de las ninfas. Su belleza es imposible de describir; pues no es belleza física como tal. La belleza de las ninfas es de orígen mágico y divino; son tan irresistiblemente encantadoras que pueden despertar tanto los sentimientos más puros, como los más oscuros. A medida son protagonistas de tragedias en las que se relata cómo son acosadas y perseguidas por sátiros y varones mortales. Quizás estos oscuros sentimientos por parte de los egoístas y posesivos mortales que las llevaron a ser capturadas y sometidas trágicamente en muchas historias hayan sido parte de los motivos que han colaborado a que con el paso del tiempo, decidieran dejar de mostrarse y permanecer ocultas en refugios naturales. Se dice que son inmortales y que no sufren los efectos de la vejez de ninguna manera, pero pueden morir a causa de varios motivos.

Mitología

La Diosa avanzaba por el bosque y, con ella, avanzaba la primavera. Las flores crecían y florecían a su paso, los insectos salían de todos los rincones del bosque y las hojas del otoño se arremolinaban en torno a su resplandesciente figura.

Avanzaba con la primavera, trayendo al mundo la vida una vez más mientras tocaba una alegre melodía con una flauta de platino que arrancaría una sonrisa al más malvado, alejaría la melancolía del más solitario y abriría el corazón de cualquiera que tuviese ocasión de oírla.

Ella avanzaba paso a paso, mientras tocaba. La seguían los animales, las hojas que todos los árboles del bosque habían dejado atrás con la estación y los insectos, todos danzando a su modo según oscilaba la melodía. Se movía grácil entre los árboles mientras la música seguía sonando.

Cuando llegó al árbol más viejo del bosque, un vegetal gargantuesco con el tronco hueco en su base, la Diosa entró en él sin dejar de tocar, deslizandose con la alegría que su propia canción infundía en los corazones de todos los animales del bosque. No pasó mucho tiempo hasta que, los propios habitantes del bosque, los feéricos, se acercaron a contemplar maravillados a la Diosa y a deleitarse en su melodía, bailando, danzando y brincando en torno al árbol.

La música fue aumentando en tono cada vez más y más, hasta que inundó el bosque en su totalidad y todos sus habitantes sintieron con la piel de gallina la presencia de la divinidad que se paseaba por entre los árboles.

Se sentó con las piernas cruzadas en el interior del tronco mientras continuaba tocando y tocando... Y al son de su música las hojas se arremolinaron en torno al árbol hasta que lo abarcaron en su totalidad, llenando su base vacía.

La melodía tocaba a su fin, pero los que la escuchaban lo hacían extasiados. El clímax de la misma paralizó todos y cada uno de los seres del bosque... Entonces una luminiscencia blanquecina cubrió de arriba abajo el árbol y las hojas otoñales que en torno a él bailaban.

La pálida luz se expandió por todo el bosque en una explosión sorda, cegandolo durante un instante. Cuando sus habitantes pudieron ver de nuevo, no había ni rastro del árbol ni de las hojas, en su lugar, una doncella se alzaba tranquilamente, quien observó por primera vez su hogar con enormes ojos cargados de curiosidad. A sus pies yacía el único rastro de que la Diosa había pasado por allí: Una flauta plateada.

Los habitantes del bosque se acercaron aún más para ver a la pequeña nacida de la alegría de la canción de la divinidad y ella, les sonrió con las facciones más bellas que jamás habían visto.

―"Nacida de una canción", cuento tradicional.

Existen muchos mitos, leyendas, pinturas y cuentos que narran historias en las que las ninfas fueron hermosas, divinas mujeres que actuaron como benefactoras del héroe en problemas. También se relatan los encuentros románticos entre una ninfa y, especialmente, humanos o elfos de buen corazón. No hay que olvidar, sin embargo, que estos romances son en su gran mayoría más ficción que realidad, pues los verdaderos encuentros que mortales han tenido con las ninfas han sido muy escasos y de dudosa credibilidad en los ultimos tiempos. A aquellos míticos niños nacidos de la unión entre una ninfa y un mortal se los conoce como Semi-ninfos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.